Si estas alla viviendo la vida de otro, ¿quien esta aqui viviendo tu vida?

 In Amor Propio, Exito y Felicidad, Suelta Tus Limitaciones

Hoy me desperté con este mensaje en la punta de mis dedos. Si estás allá viviendo la vida de otro, ¿quién está aquí viviendo tu vida? Hemos estado trabajando mucho estas semanas y algunas cosas no han salido exactamente como esperábamos. Ayer por la tarde un competidor nos quitó un gran negocio al último minuto. Hace dos días esperábamos un pago y ha demorado más de la cuenta. Pero en medio de todo esto, y para mi sorpresa, no he dejado de sentir paz. Siento una paz profunda que invade todo mi pecho y todo mi ser. No es una coincidencia y quiero contártelo.

El ego y el mundo me dicen que debo sentirme ansiosa y llamar al competidor para “ponerlo en su lugar.” El ego me dice que así como falló este negocio, fallarán mil más. El ego me dice que renuncie y que todo acabará mal para mi. El ego me dice que la vida que estoy construyendo no durará para siempre. ¿Te suena conocido? El ego se gana el premio Oscar todos los días al mejor guión de drama-comedia-terror por los pensamientos que pone en nuestra mente.

Pero mientras el ego me dice todo eso, YO SIGO SINTIENDO PAZ y dejo ir esos pensamientos como nubes. Los dejo ir como gotas de lluvia. No los sigo ni los profundizo. Los observo y cambio mi mirada del miedo al amor. Cambio mi mirada a seguir amando, aprendiendo, trabajando y enseñando porque ahí está mi paz. Es un cambio de mirada sutil pero poderosa. Estoy conscientemente escogiendo no caer en el abismo del miedo, la competencia y el estrés. Estoy conscientemente escogiendo dejarlo pasar como nubes. Estoy conscientemente escogiendo poner mi mirada de Fe en Dios y mi trabajo.

Es posible sentir paz en medio del problema porque estoy segura que Dios ya está creando una nueva ruta para que yo pueda llegar a mi objetivo. El Universo cuida de mi.

Esta semana terminé de leer un libro que ha tocado mi vida profundamente: “Amar Lo Que Es” de Byron Katie. Cuando el alumno está listo, el maestro aparece, decía Wayne Dyer. Hay un orden y una secuencia divinamente orquestada de cómo suceden las cosas. Si hubiera leído este libro años atrás, no lo hubiera valorado. Pero era justo lo que necesitaba en el momento actual de mi vida.

Quiero decirte: es posible sentir paz. Es posible respirar con un pecho abierto y una mente en calma. Es posible sentir paz en medio de la tormenta. Esto no es un privilegio para gente “iluminada” ni para gente famosa o poderosa. Esta paz está disponible para ti y para mi en el instante en que así lo decidamos. Hoy quiero compartir contigo las 4 lecciones que aprendí de Byron Katie y que abrieron mi corazón a posibilidades de amor y paz tangibles en mi vida:

1. Si estás mentalmente allá viviendo la vida de otro, ¿quien está aquí viviendo tu vida?

Esta frase me hizo saltar de la silla. Me examiné objetivamente y acepté que mi mente estaba dividida tratando de “arreglar” la vida de otros. Si mi mente está dividida juzgando y pensando cómo otros deben vivir su vida, ¿quien está aquí viviendo la mía?  Si estás allá viviendo la vida de otro, ¿quién está aquí viviendo tu vida? Aún más importante: si estoy ansiosa queriendo cambiar cosas que solo Dios puede cambiar, estoy bloqueando el trabajo de Dios. Estoy controlando y manipulando algo que yo no puedo cambiar, pero que solo El puede.

Ahora, cuando empiezo a estresarme, me pregunto: ¿Estoy viviendo y mentalmente planeando la vida de otra persona? ¿Estoy interrumpiendo el trabajo de Dios?  Si la respuesta es si, lo suelto de inmediato. Amigos, ¡esto es libertad!

2.  Ama lo que es.

La mayor batalla en nuestra mente es perder tiempo deseando que algo fuera diferente sin hacer nada por cambiarlo.  Si solo deseas y añoras dinero, pero no trabajas por el, te estás poniendo en una situación imposible.  Añorar todos los días algo que no está te hace sentir débil. Trabajar todos los días por algo que quieres, te hace sentir fuerte. Te cambia el pensamiento de “deseo tener más dinero, pero no lo tengo” a “estoy trabajando por más dinero y ya viene en camino.” Que gran diferencia para nuestra paz mental.

3. Tienes que confiar que habrá otro camino.

Hasta ahora has superado 100% de los días difíciles de tu vida. ¿Qué te hace pensar que ahora no lo harás? Tienes que mirar tu situación desde una posición de victoria, no de derrota: “Ya he superado todo hasta hoy y esto también lo superaré.” Tienes que darle toda la ayuda posible a tu mente para que encuentre otro camino. Recuerda que el Universo tiende a mejorar y compensar todas las cosas, si dejamos que haga su trabajo. 

4. Deja de culparte por algo que ya Dios te perdonó. 

Esta situación la leo todas las semanas en los emails de mis lectores. Muchos cargan una culpabilidad profunda por algún error que cometieron años atrás. Estas preguntas ayudan mucho:

¿Sentir esta culpabilidad cambia el pasado?
¿Esta culpabilidad te devuelve el tiempo perdido?
¿Esta culpa te da paz y felicidad?
¿Esta culpa te roba tu presente y futuro?
¿Hay algo que puedas hacer para cambiar el pasado?
¿Entiendes que Dios ya te perdonó por este error?
¿Qué ganas manteniendo esta culpa?

Tienes que soltar la esperanza que el pasado pueda cambiar. No cambiará. Pero tu si puedes cambiar como ves y vives tu vida hoy.

¿Se dan cuenta de toda la paz mental que podríamos tener si dejamos de fantasear, desear y añorar cosas sin sentido?

¿Qué he ganado con sentirme ansiosa en mi vida?  Me gané un dolor de espalda baja, estrés, fama de malhumorada, energía negativa que atrajo situaciones negativas, conflictos, resentimientos, mente confundida, demorar mis procesos, etc. ¡Tiene que haber otra forma de vivir!

Hoy te invito a hacer un inventario en tu vida para conocer otra forma de vivir. Responde honestamente en tu mente:

¿Qué situaciones en mi vida me roban la paz?
¿Estoy viviendo mentalmente la vida de otra persona?
¿Estoy interrumpiendo el trabajo de Dios?
¿Estoy trabajando por cambiar lo que no me gusta o solo quejándome?
Hasta ahora he superado 100% de los días difíciles de mi vida. ¿Qué me hace pensar que ahora no lo haré?
¿Hay algo que yo pueda hacer hoy para cambiar el pasado?
¿Esta culpabilidad me devuelve el tiempo perdido?
¿Esta culpa me da paz y felicidad?
¿Esta culpa me roba mi presente y futuro?
¿Entiendo que Dios ya me perdonó por este error?
¿Qué gano manteniendo esta culpa?

Estoy segura que podrás reconocer en tu vida situaciones como las que describí arriba. Esta práctica es un músculo y entre más la uses, más veces podrás escoger la paz en tu vida donde ocurren todos los milagros. Confieso que entre más me comprometo a mi vocación de mentora y maestra, más retos he vivido para poder demostrar y usar mi luz. No todas las veces lo logro, pero sigo adelante. Un verdadero maestro debe demostrar, no solo hablar.

La generosa Byron Katie tiene disponible la introducción en Español a su libro “Amar Lo Que Es” junto con la hoja de ejercicios de su método. Descubre el trabajo de esta maravillosa mujer AQUI.

Gracias por leer este artículo llamado «Si estás allá viviendo la vida de otro, ¿quién está aquí viviendo tu vida?»

Queridos amigos, hay un despertar ocurriendo en el mundo y tu eres parte de el. Hay otra forma de vivir. Hagamos este trabajo de crecimiento juntos por el bien de toda la humanidad. Hoy haz un compromiso de dejar de vivir mentalmente la vida de otros.

No olvides compartir este mensaje con alguien que lo necesite y ¡déjame tus comentarios y preguntas! ¡Hasta la próxima! 

Recommended Posts
Showing 7 comments
  • Julissa Labour

    Excelente articulo.
    Entiendo esto pasa a diario y no nos damos cuenta pero gracias tremendo articulo.

    Un abrazo!

  • yara garcia

    muy buen articulo!!

    perdemos tanto tiempo mentalmente viviendo y areglando la vida de los demas,

    es verdad..

    gracias por compartirlo…!!

  • Marianela Rodriguez

    Wuaoo justo me pasa, a vcs hay noches que no puedo dormir, mi mente sigue pensando, pensando, es angustiante y amanezco cansada, ya es hora de vivir mi vida y no la de los demas, Gracias, tengo que aprender a programar mi mente, aunque todas las noches tengo pensamientos positivos y sintiendo que mi situacion cambio. Gracias

  • Rosa

    Gracias Diana… Gracias por compartirte como ERES.

    BENDICIONES!

  • ELIA

    Hola Diana, me gusto mucho tu artículo, coincido contigo y creo que es momento de soltar y de dejar de vivir la vida de otros y vivir la nuestra, eso no hará mas libres y felices.

  • Vanessa

    Diana trato a diario de leer tus artículos y los de otros guías espirituales, orar y agradecer a Dios por el regalo de la vida; sin embargo la situación que estoy viviendo actualmente en mi vida (en todos los sentidos) me hace apartarme un poco de lo que realmente quiero buscar en mí y es verdad, paz, tranquilidad y reconocimiento de muchas situaciones para poder avanzar y no se si fue que puse un extra en mi concentración, si me entregué por completo o simplemente abrí mi corazón pero este artículo me llegó y de hecho tomé notas porque todo pareciera estar relacionado conmigo… Gracias infinitas por dedicar tu vida, tiempo y aprendizaje para llegar a aquellos que lo necesitamos. Éxitos y bendiciones…

  • Yenny Paz

    Dios! es la pura realidad, y lo hacemos por inercia porque ni siquiera nos damos cuenta de eso, muy buen tema, gracias Diana, me encanto.
    Gracias…
    Besos y Bendiciones