Diana Zuluaga logo

El cuerpo no es una prisión que atrapa

El cuerpo no es una prisión que atrapa

Hoy quiero contarte algo. 

Por un tiempo de mi vida pensaba que debía separar constantemente mis dos seres:

Mi cuerpo de carne y mi cuerpo espiritual o mi alma. 

En el 2021 eso cambió radicalmente para mí.

Vivir de esa forma nos mantiene divididas y en juicio pensando que algunas partes de nosotras son buenas y malas. 

La evolución espiritual acelerada en la que estamos se juega bajo principios totalmente distintos a los que venimos acostumbradas, y esta es una de las principales diferencias.

Lee con atención: 

Si el cuerpo contiene en sus tejidos la historia de nuestra alma, la historia de nuestros ancestros, la historia de nuestro linaje, entonces el cuerpo no puede ser mi enemigo: el cuerpo es una extensión del alma mía.

El cuerpo no es una prisión que atrapa la libertad de mi alma, sino que mi cuerpo me permite vivir y experimentar todo lo que mi alma anhela vivir.

Wow.

¿No es esto liberador?

Así como los ángeles y otros seres ascendidos no tienen libre albedrío y solo pueden hacer lo que nosotros estemos dispuestos a hacer, del mismo modo el alma por sí sola no puede hacer nada para evolucionar sin el cuerpo. Necesita al cuerpo. Tenemos que darle más honra y valor al vehículo del alma: nuestro cuerpo. 

Sobretodo porque nuestra alma eligió el cuerpo en el que estás encarnada para vivir su máxima evolución. Tu alma en su estado puro ha decidido que este cuerpo, esta raza, este género, tu altura, tus ojos, tus manos, tu voz, tus curvas, tu pelo, tu tono, tu todo es exactamente el vehículo perfecto para lo que tienes que aprender en esta vida.

Todo esto no pudiste haberlo aprendido si fueras, por ejemplo, un hombre blanco de Dinamarca. Esos tienen sus propios procesos.

Esto llego a mi vida como un río de agua fresca en un momento donde, para serte sincera, estaba resintiendo mi cuerpo.

Me dolía todo sin razón alguna.

No me sentía cómoda en este caparazón. 

¿Pero cómo no iba a doler si lo estaba rechazando como si fuera sucio y putrefacto?

¿Cómo no iba a doler si lo estaba juzgando como un impedimento, una prisión, una carga, una máquina de «tentaciones»?

Esta lucha interna tiene que acabar.

Tu cuerpo es tu mayor aliado para tu evolución espiritual.

Si no tuvieras el cuerpo, no sentirías nada, no disfrutarías nada, no recordarías sensaciones, olores ni momentos. Qué triste y vacía sería la vida de esta forma.

Sin el cuerpo no sentirías cuando vas por buen camino, cuando sientes felicidad profunda, cuando sientes gozo, cuando sientes llenura espiritual.

Lo vives en tu alma pero lo sientes en el cuerpo.

Por eso hoy, en este momento, date un abrazo fuerte a ti misma.

Baja las armas y deja de luchar con el cuerpo:

  • Reconcíliate con este precioso cuerpo, aunque tengas una barriguita deliciosa como la mía después de parir y por comer lo que me apasiona 🙂
  • Muévete de donde estás si tu cuerpo se siente desconectado de las cosas que te hacen mover. Por eso recientemente me mudé de una casa a las afueras de Madrid en silencio total, al centro de la ciudad al lado de un mercado maravilloso que me hace muy feliz: la gente, las risas, los quesos, las frutas, los vinos, la alegría de la vida. Mi cuerpo se siente en casa. 
  • Busca una forma de moverte que puedas mantener con consistencia. Yo no soy muy fitness, pero sí amo moverme. Por eso me encanta la app de AloMoves porque tiene todo tipo de clases, desde las más fáciles hasta las más avanzadas.
  • Si no quieres hacer nada eso, simplemente vete a caminar lejos. Los pensamientos de las caminadas largas son bálsamo para el alma. 
  • No sé quien necesite leer esto, pero yo no hago yoga. Nunca le agarré el gusto. Me encanta que otros lo amen y admiro lo sagrado del Yoga. Antes hasta me daba rabia que no me gustara. Pero he renunciado a imponerme cosas que no me salen natural. Yo soy una mujer espiritual que vive en devoción pero puedo hacerlo en libertad viviendo las cosas que sí me mueven. Y te confieso que me siento más ligera, viva y feliz bailando una champeta en Youtube. Debe ser mi sangre africana.  ¿Conclusión? Busca lo que te mueve y se sienta natural para ti. No hay reglas en la espiritualidad verdadera. 

Mis queridas,

Después de todo lo que has aprendido, y de todo lo que aprenderás.

Después de todas las revelaciones, los dolores, las transmutaciones y las sanaciones, solo quedarás tú.

Esa presencia sagrada encarnada en tu cuerpo.

Por eso, sin temor a equivocarme, me atrevo a decir con cada fibra de mi ser que tu mayor pasión en la vida debes ser tú misma. Y para ser tú misma, es tu cuerpo quien te hace sentir el camino que tu alma quiere vivir. 

Llévate al cuerpo de paseo y ayúdale a vivir todo lo que quiere vivir. 

¿Esto tiene sentido para ti?

¿Has sentido que luchas con tu cuerpo?

Me encantará saber lo que piensas. 

Con amor, Diana 

COMPARTE:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre más

Artículos relacionados