Diana Zuluaga logo

¿Crees que todo el mundo puede lograrlo?

Nunca he conectado del todo con el mensaje del “fluir”.

Creo que es un mensaje incompleto.

Ha causado mucha confusión porque te hace creer que si algo es lo correcto para tu camino, debe fluir y sentirse siempre fácil.

Si te detienes a pensar por un minuto, ¿Cuál de los cambios cruciales de tu vida se ha sentido fácil?

Absolutamente todos surgieron con alto grado de resistencia y tuviste que romper puertas, cerrar ciclos y abrirte nuevos.

¡Estabas quemando una casa interna para crearte una nueva!

Estabas despellejando una piel que te asfixiaba y te estabas poniendo otra.

Los resultados valieron la pena, claro. Pero no olvidemos que fue duro.

Con el tiempo y a medida que elevas tu consciencia, los periodos de transición se hacen menos dramáticos, pero no dejas de sentir las emociones adecuadas para todo ciclo que se termina: tristeza, dolor, rabia o incertidumbre.

Distraerte para no sentirlas es no cerrar el ciclo y hacerte un daño enorme.

Entonces si no es para fluir todo el tiempo, ¿Qué estamos haciendo aquí?

El crecimiento espiritual se trata de fortalecer quién eres a nivel alma para trascender los retos y los procesos a nivel cuerpo.

¿Cómo se vive entonces la evolución espiritual?

Se vive trascendiendo la distorsión de la vida física, a través de la visión de la vida sutil. La visión de tu verdad que emana de una información superior que vas a empezar a recibir desde ahora. 

Se trata de debilitar la mente racional accediendo más a esa voz que no grita, solo susurra suavemente y está llena de tu verdad.

La vida de consciencia te da la claridad para tomar las acciones correctas que te dan satisfacción.

En vez de forzar una vida donde no hagas nada, o hagas menos, o te obligues a crear periodos prolongados de hibernación.

Las mujeres conscientes quieren tiempo libre para hacer lo que les apasiona, no para no hacer nada.

Esta siempre ha sido mi opinión y por eso muchas personas que emprenden en el sector del bienestar tienen retos para atraer a clientes activas que quieren comprar.  A mí personalmente no me atrae la promesa de no hacer nada. 

¡Quiero vivirlo todo!

El movimiento del bienestar y la relajación se convirtió en un atajo para ayudar a mujeres a escapar de una vida que las hace sentir insatisfechas y miserables.

En vez de usar las herramientas del bienestar como parte de una rutina sostenible de placer (como debe ser), se convierte en una cura temporal que no sana la verdadera herida: que estás viviendo una vida que no quieres vivir. El cuerpo te pide un cambio a gritos. 

¿Sabes quién no necesita salir corriendo a un retiro o a una “escapada”?

La mujer que encuentra alta satisfacción en sus actividades diarias. Es allí donde debemos habitar.

Mis queridas,

El punto de tu vida es hacer las cosas que naciste para hacer. La aventura de tu vida será descubrirlas y disfrutarlas. 

Y esto requiere mucha acción inspirada que emane de las motivaciones correctas.

Porque para disfrutar la vida y los misterios del mundo, hay que tomar mucha acción.

Para descubrirme, perdonar, sanar, trascender, hay que tomar acción.

Para crear lo que me enciende por dentro, hay que tomar acción.

Hasta para meditar hay que tomar acción: bloquear el tiempo, crear un espacio, ser consistente, dar los pasos que te son revelados.

Quiero decirte algo. 

El nivel de agradecimiento y amor que hemos recibido por este lanzamiento con podcast ha sido demasiado. Un regalo. 

Pero no importa cuan inspirada y conectada me he sentido durante todo este lanzamiento, esto no quita la verdad: que hemos hecho un gran trabajo detallado y tomado mucha acción.

Hemos invertido mucho.

Hemos trabajado mucho por meses.

¿Pero sabes qué?

Nunca necesité escaparme porque aunque muchas cosas fueron difíciles en el proceso, sabía cuál era la visión que había recibido. Y siempre sentí un alto grado de satisfacción.

Mi flow es mi momento de meditación.

Mi flow soy yo.

Mi flow es mi momento creativo.

Mi flow es hacer el amor.

Y todo eso me ayuda a sentirme capacitada para manejar y trascender cuando las cosas no se sientan fáciles.

Este es el baile de la creación.

La planta rompe la tierra.

La mariposa destruye a la oruga.

La serpiente cambia de piel.

El volcán grita desde sus entrañas.

Veo el espíritu de la creación pariendo una y otra vez, como la mujer valiente a punto de parir.

¿Le dirías a una mujer pariendo que no experimente todas sus sensaciones?

Recuerdo mi parto hace 4 años: lo único que quería era vivir todas las sensaciones como una mujer poderosa y salvaje abriendo camino para mi hija.

Esa experiencia me transformó y no la hubiera querido ni un poquito más fácil.    Aunque tampoco quiero repetirla 🙂

Cierro con esto.

Las personas siempre me preguntan:

Diana, ¿tú realmente crees que todo el mundo puede lograrlo?

Pero esa no es la pregunta correcta.

La pregunta correcta es:

¿Cuántos cambios de piel estás dispuesta a vivir en esta vida?

¿Cuántos caparazones estás dispuesta a arrancarte?

¿Cuántas veces transformarás a tu oruga en mariposa?

¿Cuántas veces vas a romper la tierra para tocar el cielo?

Allí está tu respuesta.

Estamos entrando a la maduración del camino espiritual, donde las reglas están claras desde el principio.

Y este es un mundo donde solo las mariposas pueden entrar.

Con amor,

Diana

COMPARTE:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Descubre más

Artículos relacionados